El ex jefe de inteligencia militar venezolano revela vínculos con Hezbólah

  • Mundo
El ex jefe de inteligencia militar venezolano revela vínculos con Hezbólah

 En entrevistas con The New York Times, el ex jefe de Inteligencia Militar de Venezuela Hugo Carvajal, de 58 años y quien es diputado del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela, anunció su respaldo a la oposición y llamó a Nicolás Maduro un dictador cuyo círculo cercano está lleno de corruptos que ha tratado con el narcotráfico y cortejado al grupo militante Hezbolá.

Las acusaciones de Carvajal también van un paso más allá: se dijo dispuesto a dar evidencia en contra del gobierno de Maduro en caso de que este caiga. También constituyen una valiosa arma para la oposición, que durante años ha indicado que el círculo cercano del presidente tiene lazos con narcotraficantes y milicianos.

Carvajal, quien se retiró del servicio de inteligencia en el 2012 después de casi diez años de servicio, contó el funcionamiento interno de un gobierno en el cual aseguró que el narcotráfico y la corrupción son comunes y manejados por figuras de alto nivel como Néstor Reverol, ministro del Interior, Tareck El Aissami, ministro para Industrias y Producción que antes fue vicepresidente, y el mismo Maduro. Carvajal ha sido acusado en 2012  de tráfico de drogas por los Estados Unidos. Evitó ser extraditado desde Aruba por esos cargos en 2014 pero fue sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por haber ayudado a grupos guerrilleros colombianos a traficar cocaína.. En el 2017, el Departamento del Tesoro estableció sanciones en contra de El Aissami, quien era vicepresidente en ese entonces, tras calificarlo como “un narcotraficante venezolano prominente”. Carvajal dijo que El Aissami también había buscado alianzas con Hezbolá, la organización militante libanesa chiita. Indicó que cuando él y El Aissami viajaron a Irán en el 2009 en representación de Hugo Chávez, El Aissami, quien era ministro del Interior en ese momento, pidió hacer una parada en Siria, donde tenía amigos y familiares. Según dijo Carvajal, durante esa parada se reunieron con un representante de Hezbolá y con un diplomático venezolano que simpatiza con los militantes libaneses. El Aissami propuso un plan para que los milicianos visitaran Venezuela para trabajar junto con combatientes de las FARC, de acuerdo con Carvajal.

Añadió que el operador de Hezbolá le dio tres rifles a El Aissami y que este le dio uno de ellos a Carvajal. Durante la entrevista, Carvajal mostró el rifle y su pasaporte que tenía sellos de entrada a Irán y Siria que concuerdan con las fechas mencionadas. Carvajal dijo que desconoce la identidad de la persona de Hezbolá, pero identificó al diplomático venezolano como Ghazi Nasr al Din, exencargado de negocios en la embajada de Venezuela en Damasco, la capital siria.

En el 2008, Al Din fue sancionado por el Departamento del Tesoro estadounidense por ser un “simpatizante de Hezbolá” que “facilitó los viajes de integrantes de Hezbolá hacia y desde Venezuela”. También es buscado por el FBI por esos cargos.

Carvajal afirmó que él objetó los planes de invitar a los milicianos libaneses a Venezuela directamente con Maduro, quien era canciller en esa época. Pero Maduro, quien estaba a favor de enfrentarse a Estados Unidos, parecía respaldar la propuesta, dijo Carvajal.

Maduro ha negado que su gobierno tenga vínculos con Hezbolá.

Source: kataeb.org