El Santo Papa llega a Marruecos para fomentar el diálogo y visitar migrantes

  • Mundo

El Papa Francisco llegó a Rabat, la capital de Marruecos, en donde permanecerá por dos días para reunirse con el pueblo marroquí, las autoridades, los fieles de la Iglesia Católica en el país, los migrantes, con el consejo ecuménico de las iglesias y con imanes y predicadores musulmanes.

El Papa fue recibido por el Rey Mohamed VI y por dos niños vestidos con trajes tradicionales quienes dieron al Pontífice un ramo de flores.

Después del piquete de honor, el Pontífice acompañado del Rey, saludó al Arzobispo de Rabat, Mons. Cristóbal López Romero SDB.

Luego el Papa fue al Salón Real del aeropuerto en donde le ofrecieron dátiles y leche de almendras en signo de hospitalidad y de acogida.

Posteriormente, el Pontífice se dirige en papa móvil a la explanada de la Mezquita Hassan en donde se lleva a cabo la ceremonia de bienvenida

En un video mensaje difundido el pasado 28 de marzo, el Papa Francisco afirmó que realiza esta visita apostólica siguiendo los pasos de su predecesor San Juan Pablo II y aseguró que viaja “como peregrino de la paz y de la fraternidad, en un mundo que tiene tanta necesidad de ellas”.

Además, el Pontífice afirmó que “como cristianos y musulmanes creemos en Dios Creador y Misericordioso, que creó a los hombres y los ha puesto en el mundo para que vivan como hermanos, respetándose en su diversidad y ayudándose en sus necesidades; Él les confió la tierra, nuestra casa común, para protegerla con responsabilidad y conservarla para las generaciones futuras”, señaló el Papa.

Las autoridades de Marruecos, donde el islam es religión de Estado, suelen poner de relieve la "tolerancia religiosa" del país, que permite a los cristianos extranjeros y a los judíos practicar su fe con libertad.

No obstante, en el caso de los marroquíes --que si no pertenecen a la comunidad judía son considerados automáticamente musulmanes-- la sociedad desaprueba la apostasía y la ley condena el proselitismo.

Aunque el código penal no menciona explícitamente la renuncia al islam, quienes son sospechosos de "hacer tambalear la fe de un musulmán o de convertirlo a otra religión" pueden ser juzgados.

La minoría de convertidos, que se mantuvo mucho tiempo en la sombra, reclama abiertamente desde 2017 poder vivir su fe "sin persecuciones" y "sin discriminación".

- Política "humanista" -

Al final de la jornada de este sábado, Francisco visitará a un grupo de migrantes en un local de la oenegé católica Cáritas, que gestiona centros de acogida destinados a ayudar a quienes intentan llegar a Europa.

La ruta a través de Marruecos rumbo a España se convirtió en los últimos años en la principal vía de los migrantes procedentes del África subsaharina, debido sobre todo al cierre de la vía libia.

En 2017, los tres centros de acogida de Cáritas recibieron a 7.551 personas, según la organización.

Marruecos reivindica una política "humanista" centrada en la regularización de los migrantes y rechaza las críticas de los defensores de derechos humanos, que denunciaron en los últimos meses "campañas de detenciones brutales" y "desplazamientos forzados" de migrantes hacia el sur del país.

Source: kataeb.org